1955 Alfa Giulietta Spider: La Novia de Italia

 

Alfa Romeo Giulietta Spider. Foto: Pinterest

Alfa Romeo Giulietta Spider. Foto: Pinterest

Fue el primer vehículo que salió del lápiz de Battisti Pininfarina, quién lo bautizó como La Novia de Italia porque todos se giraban para mirarlo cuando pasaba.

Florencia, una fría y gris mañana de noviembre. Era sábado y, como hacía normalmente, iba al centro para pasear por ese museo a cielo abierto que es la capital toscana, cuna del Renacimiento. Dejaba siempre aparcada mi bicicleta en la Plaza de la República, el lugar más céntrico de la ciudad, siempre muy concurrido, y continuaba mi paseo a pie. Aquella mañana, conforme me acercaba a la plaza, veía mucha gente, algo que era habitual, pues los fines de semana solía haber algún tipo de exposición o muestra. De repente escuché el rugido de un motor, alguien daba gas, varios acelerones consecutivos, y entendí que no se trababa de una exposición como las otras.

Cuando llegué, vi que había varios coches clásicos, no eran muchos, unos ocho o diez en total. Eran sobre todo FIAT y algún Lancia y Alfa Romeo. Mis planes se vieron interrumpidos en ese momento. Bajé de la bici y, cogiéndola del manillar, comencé a rodear todos y cada uno de los ejemplares expuestos, al mismo tiempo que empezaban a caer algunas gotas del cielo. La “música” del motor provenía de un precioso FIAT Dino Spider de un color gris metalizado. Quizá un potencial cliente que lo probaba. No sé si era sólo una muestra o se podían adquirir los vehículos. Tampoco pregunté. Continué la ruta hasta que finalmente me topé con el más bonito de todos, el coche que aumentaría mi pasión por el automovilismo de época y despertaría las emociones que ningún otro vehículo ha conseguido hacer hasta ahora, un Alfa Giulietta Spider de 1959.

Alfa Romeo Giulietta Spider. Fuente: classicitalianscars.com

Alfa Romeo Giulietta Spider. Fuente: classicitalianscars.com

Se mostraba reluciente, presumiendo de su precioso color Rosso Alfa característico de la marca del biscione. Parecía que hubiese salido de la fábrica aquella misma mañana. En su carrocería podía ver reflejada mi cara totalmente estupefacta. En su interior, dos asientos forrados en piel negra italiana, el volante de dos radios con el logo de Alfa Romeo bien grande y una instrumentación sencilla, con tres relojes, uno para el velocímetro, otro para el tacómetro y otro con información sobre el combustible y la temperatura del aceite, además de otro reloj más pequeño con la temperatura del motor.

Interior del Alfa Giulietta Spider.

Interior del Alfa Giulietta Spider.

Me alejé un momento para aparcar la bici y, así, poder disfrutar mejor de aquel momento. Cuando regresé, permanecí durante hora y media alrededor de aquel Alfa, observándolo sin parar, hasta que los organizadores dieron por terminada la muestra. Justo en ese momento, la lluvia se manifestaba tímidamente, pero con algo más de intensidad que al principio. Comencé a caminar a ninguna parte, sin saber a dónde ir, pero con la imagen del Giulietta Spider grabada en la memoria.

Alfa Romeo Giulietta Spider. Fuente: classicitalianscars.com

Alfa Romeo Giulietta Spider. Fuente: classicitalianscars.com

La historia de este vehículo se remonta a mediados de los años 50. En un principio, sólo iba a ser una serie limitada a 600 unidades con destino a California, un encargo para la Alfa Romeo de Max Hoffman. Pero, tras el apabullante éxito que tuvo en su presentación en el salón de París de 1955, en Milán decidieron aumentar su producción. En total se fabricaron 17 mil unidades hasta 1962. Mecánicamente, el Giulietta Spider estaba dotado de un motor de cuatro cilindros en línea de 1.3 litros que desarrollaba 60 caballos. Alcanzaba los 160 km/h, una potencia bastante elevada para la época. Como bien saben hacer los italianos, se hicieron versiones especiales más prestacionales, como la Sprint Veloce y la Sprint Speciale, que llegaban hasta los 90 y 116 caballos respectivamente.

Motor del Alfa Giulietta Spider. Fuente: Alfa Romeo

Motor del Alfa Giulietta Spider. Fuente: Alfa Romeo

Su creador, Battista Pininfarina, la bautizó como la Novia de Italia, porque cuando pasaba todo el mundo giraba la cabeza para mirarla. También la llamaba la Signorina (la Señorita) porque decía: “Diez años después, es una señorita que no envejece”. Y así era. El Giulietta Spider fue muchas veces protagonista en las revistas y películas de aquellos años de la Dolce Vita, películas como La bella di lodi, de Mario Missiroli, o la famosa Il sorpasso, de Dino Risi. Eran los años del despegue económico en Italia y la industria automovilística comenzaba a despuntar.

Alfa Romeo Giulietta Spider en la película Il Sorpasso

Alfa Romeo Giulietta Spider en la película Il Sorpasso

El Giulietta Spider marcó el devenir de los descapotables de la marca milanesa. Fue sustituida por la Duetto que, posteriormente, pasaría a llamarse simplemente Spider y cuya línea, siguiendo la estética del Giulietta, permaneció intacta, salvo leves modificaciones, hasta 1990.

Alfa Romeo Giulietta Spider. Foto: Pinterest

Alfa Romeo Giulietta Spider. Foto: Pinterest

La Novia de Italia le decía Pininfarina y no le faltaba razón. En otra ocasión pude ver otro Giulietta Spider, esta vez en negro, circulando por una larga avenida de Florencia, y giré la cabeza como si de la Venus de Botticelli se tratara. Aquella fría mañana en la Plaza de la República de la capital toscana fue mi primer contacto con ella. Han pasado ya más de seis años y aún sigo enamorado.

Alfa Romeo Giulietta Spider. Fuente: classicitalianscars.com

Alfa Romeo Giulietta Spider. Fuente: classicitalianscars.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s