1964 Autobianchi Primule: La Revolución que salvó a FIAT

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En 1964, en medio del boom económico que experimentaba una Italia cada vez más motorizada, Autobianchi lanzó un coche práctico y a la vez revolucionario, tanto en el diseño (una especie de berlina coupé, tan de moda en nuestro tiempo) como, sobre todo, en la tecnología, al montar el motor en posición delantera y transversal y trasladar la potencia al eje anterior, en vez de al posterior. Se llamó Primula y fue el primer automóvil producido en Italia con estas características aunque, en realidad, el proyecto había nacido 26 años antes, en 1930, y de la mano del ingeniero Oreste Lardone cuando FIAT recibió, de parte de alguien muy especial, el encargo de producir un coche barato para la mayoría de italianos que no podían permitírselo.

En 1930, el presidente de FIAT era Giovanni Agnelli, un apellido sin el cual no se entendería la marca turinesa y el automovilismo italiano. Un día, suena el teléfono y Agnelli responde. Al otro lado de la línea está Benito Mussolini, Presidente del Consiglio bajo el reinado de Vítor Manuel III, Il Duce y líder del Partido Fascista Italiano. En aquel tiempo, Italia vive un periodo de transformación social, política y económica, con un gobierno decidido a emprender la aventura colonial en África, como estaban haciendo otras potencias. Mussolini ve cómo el automóvil empieza a estar cada vez más presente en la sociedad de los países más avanzados y quiere lo mismo para Italia.  El encargo, casi una orden, a Agnelli es claro: producir un vehículo sencillo y barato que se puedan permitir la mayoría de ciudadanos, cuyo precio no supere las 5.000 liras, diez veces el salario medio mensual de un obrero.

Autobianchi Primule. Foto: 8000vueltas.com

Autobianchi Primule. Foto: 8000vueltas.com

En FIAT acatan la orden, como no podía ser de otra forma y se ponen manos a la obra. Agnelli nombra como diseñador y encargado del proyecto al ingeniero Oreste Lardone, quien idea un concepto totalmente revolucionario en la época, trasladar la tracción al eje delantero y colocar el motor en posición anterior y transversal, algo que no había ocurrido nunca en Europa, hasta la llegada del Citroën Traction Avant unos años después. En 1931 el prototipo está listo y llega el momento de probarlo. Giovanni Agnelli y Oreste Lardone recorren, junto a un piloto de pruebas, kilómetros y kilómetros sin que el coche manifieste ningún tipo de problema. Se muestra estable, ágil y rápido. Pero, de repente, una pequeña pérdida de gasolina provoca un incendio que destruye el coche y casi le cuesta la vida a sus pasajeros. Como consecuencia del incidente, Agnelli cancela el proyecto de Mussolini, despide a Lardone y jura no hacer nunca más un coche con tracción delantera.

Poco después, vuelve a resurgir la idea del Duce (por imposición) pero esta vez el diseño es encomendado al joven ingeniero Dante Giacosa, que concibe un vehículo menos revolucionario, siguiendo los principios mecánicos del momento, es decir, motor y tracción posterior. El resultado es el famoso FIAT Topolino, que tanto éxito reportó para la casa turinesa.

Avanzamos hasta  1960, año en el que vuelve cobrar vida la idea de producir un coche con tracción delantera. Un poco antes, en 1954, había nacido Autobianchi de la mano de Ferruccio Quintavalle, presidente de la Frabbrica, Automobili e Velocipedi Edoardo Bianchi, famosa por las bicicletas. Al principio, Autobianchi era una empresa participada a tres bandas: Autobianchi, FIAT y Pirelli. En este momento  al frente de la marca turinesa está otro Giovanni Agnelli, llamado l’Avvocato, y nieto del fundador de la marca, quien vuelve a recurrir a Oreste Lardone, a pesar de los problemas ocurridos en el pasado. El proyecto se inicia en el mencionado año de 1960 pero, para no poner en riesgo el nombre de FIAT, se utiliza a Autobianchi para el “experimento” (poco después la marca sería controlada totalmente por FIAT).

De esta forma, se construye un vehículo totalmente nuevo, con una plataforma nueva, al que se le coloca el motor del FIAT 1.100 D pero en posición anterior y transversal. El vehículo presenta una serie de características nunca vistas hasta ese momento, más allá de la colocación del propulsor y de la tracción. La caja de cambios está bañada por un aceite específico, separada del resto de los componentes, lo que le permite una vida más larga. El eje delantero, al que viene transmitida la potencia, cuenta con suspensiones McPerson independientes. Otra novedad era el volante a cremallera. El motor es un cuatro cilindros de 1.221 centímetros cúbicos y 55 caballos, una potencia más que suficiente para la época.

Autobianchi Primule. Foto: 8000vueltas.com

Autobianchi Primule. Foto: 8000vueltas.com

El Primule es presentado en 1964. Si, tecnológicamente, es un vehículo revolucionario, también lo es en la estética. Tiene una carrocería a dos volúmenes y disponible en dos versiones, coupé y berlina, y con la posibilidad de elegirla con dos, cuatro o cinco puertas. Lo más llamativo es la caída de la zaga con el enorme portón trasero y la luneta, que permitía una gran visibilidad y también la entrada de mucha luz al interior, dándole un aspecto de más amplitud al coche. Esta característica del diseño, totalmente rupturista en la época, podemos verla hoy en coches modernos, algunos de alta gama, como Audi A5 Sportback, Audi A7 o BMW Serie 4 y Serie 6 Gran Coupé. Además, permite tener un gran maletero, lo que convierte al Autobianchi en un coche muy práctico y familiar con el que cubrir largas distancias cómodamente.

Autobianchi Primule. Foto: 8000vueltas.com

Autobianchi Primule. Foto: 8000vueltas.com

El Primule tuvo un gran éxito en Italia y en otros países, llegado a producirse 76 mil unidades. No pasó a la historia como otros modelos de la marca, con más popularidad, ni será recordado como otros clásicos italianos con más solera pero cambió el devenir de FIAT. A partir de este modelo, la casa de Turín introdujo la tracción anterior en todos sus vehículos, colocó el motor en posición delantera y transversal y emplazó el cambio lateralmente, acoplado a la tracción delantera. De esta forma, se hizo justicia y, aunque tarde, la marca dio la razón al ingeniero Lardone, quien había ideado todas estas soluciones mecánicas 26 años antes. Quizás, demasiado tarde, porque Lardone falleció tres años antes del lanzamiento el Primule.

Fuente: Tutto Sport Motori

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s