El ‘Dieselgate’ golpea a Audi y caen las ventas

 

Motor TDI de Volskwagen. Foto: Auto Bild

Motor TDI de Volskwagen. Foto: Auto Bild

Hace ya más de un año que fue destapado el escándalo de las emisiones de Volskwagen en EEUU, conocido como “Dieselgate”, y todavía hay mucha oscuridad en relación a los responsables. Mientras continúan las investigaciones, los intentos del Grupo para contener las consecuencias del caso han sufrido un nuevo revés, al conocerse que un ingeniero clave de Audi ha dimitido ahora por su implicación en la estafa de los motores diésel.

Stefan Knirsch, jefe de desarrollo de Audi, la marca que aporta mayores beneficios al Grupo Volskwagen, acaba de dejar su cargo inmediatamente después de saberse que era consciente de la manipulación que se ejercía en los motores diésel cuando tomó posesión hace diez meses. No se trata de un ingeniero cualquiera, ya que ha estado presente en la marca de los cuatro aros desde 1990, como miembro de la unidad de diseño, y sustituyó a su vez al anterior jefe de desarrollo, Ulrich Hackenberg, destituido por el jefe de la casa de Ingolstadt, Rupert Stadler, en la primera purga que se acometió cuando estalló el escándalo de las emisiones el año pasado.

Audi constituye la arteria principal del conglomerado alemán. Además de generar los mayores beneficios, supone un laboratorio tecnológico cuyas innovaciones son extendidas después al resto de las marcas del grupo. Precisamente, el ser autor de innumerables avances tecnológicos, ha suscitado sospechas sobre el papel que podría haber jugado Audi en la manipulación de los motores.

Audi Q7. Foto: Car and Driver

Audi Q7. Foto: Car and Driver

Audi ya fue implicada por el desarrollo de los motores TDI 3.0 que no cumplían la normativa norteamericana

La marca de Ingolstad ya fue implicada en el escándalo, cuando las autoridades estadounidenses detectaron irregularidades, no sólo en los TDI de 2 litros de Volskwagen sino, también en los grandes 3.0 desarrollados por Audi que no cumplían con la normativa de emisiones y que afectaban a unos 85 mil vehículos. Además, la pasada semana, algunos medios alemanes centraron sus miradas en la marca de los cuatro aros. Según un informe de Der Spiegel, tanto Rupert Stadler como varios directivos de la casa, eran conscientes del fraude en los motores durante casi una década. Ante esto, el propio presidente de Audi salió al paso para defenderse y declaró en el diario Poste de Rheinische que estaba colaborando en las investigaciones.

La figura de Stadler es trascendental en Audi. Su contribución a la imagen de Audi como marca de lujo ha sido muy importante, pasando de ser un fabricante más en los ochenta a pelear con BMW y Mercedes. Audi ofrece hoy una amplia gama, que va desde el urbano A1 al deportivo R8, pasado por el A8, el buque insignia de la marca que compite con la Clase S de Mercedes y la Serie 7 de BMW. Aparte, controla Lamborghini, marca italiana que fabrica algunos de los superdeportivos más impresionantes del mundo.

Audi A8. Foto: Audi

Audi A8. Foto: Audi

Audi ya instaló un software a finales de los 90 para reducir el ruido de los motores diésel

La instalación de un software en los motores diésel se remonta a finales de la década de los noventa, cuando Audi desarrolló un elemento que reducía el ruido de esos propulsores pero, a la vez, aumentaba las emisiones. Los responsables encargados de la investigación sobre el Dieselgate tratan de averiguar en qué momento ese software pudo ser modificado para reducir la emisión de partículas nocivas.

Una cosa sí está clara, en medio de la batalla que mantienen las tres grandes marcas alemanas, Audi no puede permitirse perder un segundo jefe de desarrollo en menos de un año, dando una imagen de falta de liderazgo que amenaza a la marca con un retroceso en el desarrollo tecnológico. BMW y Mercedes han obtenido mejores beneficios en lo que va de año, relegando a Audi al tercer cajón del pedio en ventas.

Un ingeniero reconocía en 2007 que no sería posible cumplir la normativa estadounidense sin manipular los motores

Hasta el momento, la mayor atención de Audi se centra en la investigación interna de Volskwagen. Los abogados al frente del caso han señalado directamente a Stadler, alegando que el presidente sabía de la manipulación que se venía acometiendo en los motores desde 2010. El pasado 21 de septiembre, el diario Sueddeutsche Zeitung publicó que los responsables de la investigación habían descubierto un correo que se remonta al año 2007, en el que un ingeniero de Audi reconocía a miembros de la dirección que no sería posible cumplir con los estándares estadounidenses de óxido de nitrógeno sin manipular los motores.

 

Fuente: AutomotiveNews

Anuncios

3 comentarios en “El ‘Dieselgate’ golpea a Audi y caen las ventas

  1. Pingback: Dieselgate: La OCU desaconseja llevar a revisión los coches afectados | REVISTA DEL AUTOMOVILISMO

  2. Pingback: Volskwagen planea un recorte de 2.500 empleos al año para reducir costes | REVISTA DEL AUTOMOVILISMO

  3. Pingback: Las ventas en Europa suben un 7% y España es el segundo país donde más crecen | REVISTA DEL AUTOMOVILISMO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s