¿Puede afectar la presidencia de Trump al sector del automóvil?

Donald Trump, nuevo Presidente de los Estados Unidos. Foto: Lynne Sladky/AP Photo

Donald Trump, nuevo Presidente de los Estados Unidos. Foto: Lynne Sladky/AP Photo

El nuevo Presidente de los EE.UU. prometió subir un 35% los aranceles a los vehículos procedentes de México, donde muchas marcas, incluidas norteamericanas, tienen instaladas sus fábricas.

 

Casi nadie, por no decir nadie, esperaba que el nuevo inquilino de la Casa Blanca fuese Donald Trump. Este personaje excéntrico y magnate del sector inmobiliario será el Presidente de los Estados Unidos de América, la nación más poderosa del mundo, de momento. Una persona que, a lo largo de su campaña electoral y, desde que luchó en las primarias del partido republicano, no ha dejado de soltar frases cargadas de odio y propuestas más propias de otro siglo. ¿Y qué tiene que ver esta grotesca figura con el automovilismo? Más de lo que podamos creer, si ejecuta las promesas que escupió durante la campaña.

Además de levantar un muro en la frontera con México (en realidad, este muro ya existe, se trata de hacerlo más grande), Donald Trump dijo que implantaría un arancel del 35% a los vehículos procedentes del país centroamericano, algo que perjudicaría enormemente a los muchos fabricantes que tienen sus plantas allí, incluidas las propias marcas norteamericanas, como Ford.

México mantiene acuerdos de libre comercio con la UE, EE.UU., Canadá, América Central y Mercosur, por ello resulta muy atractivo para invertir

México es un país muy atractivo para invertir porque mantiene acuerdos de libre comercio con la Unión Europea, la Nafta (Estados Unidos y Canadá), América Central y Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay). Por ello, el sector del automóvil lleva años invirtiendo fuertemente en el país azteca, con cifras que superan los 15.000 millones de dólares. Por otra parte, su mano de obra barata compensa los gastos que suponen exportar después los vehículos a Estados Unidos y Europa. De cumplirse la promesa de Trump, las compañías automovilísticas quedarían muy mermadas, perjudicando también a las estadounidenses como Ford o General Motors, que también contempla ensamblar sus vehículos en México.

Fábrica de General Motors. Foto: General Motors

Fábrica de General Motors. Foto: General Motors

De ahí la preocupación del sector. Marcas como Audi, que acaba de inaugurar una planta en Puebla, para construir el Q5, Renault, Nissan, Volkswagen, Toyota, Honda y Mazda están presentes en el país centroamericano y a todas estas se sumarán Mercedes, que producirá sus modelos más pequeños, Infiniti y, más adelante, BMW. Las alarmas también se han encendido en los fabricantes norteamericanos, no así en el electorado, ya que el partido republicano ha ganado en el estado de Michigan, donde se encuentra la ciudad de Detroit, la capital estadounidense del automóvil. Es en esta urbe donde tienen su sede Ford, General Motors y Chrysler.

México es el séptimo país productor de automóviles del mundo. En 2015 se fabricaron 3’56 millones de coches y se espera que alcance la cifra de 5 millones en 2020.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s