1953 FIAT 1.100 Vignale: Símbolo del estilo italiano

FIAT 1.100 Vignale

FIAT 1.100 Vignale

Diseñado por Giovanni Michelotti y producido por Alfredo Vignale, sólo se realizaron doce unidades y presentaba una elegante línea cupé que lo convertía en uno de los coches más bonitos de la época.  

 

Una vez más, recorremos uno de los pasajes más bellos de la historia del automovilismo, el que se produce a partir de la maravillosa década de los cincuenta, cuando Europa y el mundo entero comenzaba a olvidar la terrible guerra que había detenido las vidas de millones de personas, dejando atrás las tinieblas de ese triste acontecimiento para adentrarse, por fin, en la modernidad. Y volvemos a ubicarnos en Italia, donde el crecimiento económico, al igual que en otros países, permitió el desarrollo de la industria de la automoción y la aparición de verdaderas joyas de cuatro ruedas. Una de esas joyas fue el FIAT 1.100 de 1953, una elegante berlina de tamaño medio destinada a un público de clase media. Pero lo más interesante del modelo, fueron las versiones especiales derivadas de aquél. En concreto, el FIAT 1.100 Turismo Veloce y, nuestro protagonista de hoy, el 1.100 Vignale.

El hervidero de diseñadores, estilistas, carroceros y grandes ingenieros que era aquella Italia de los cincuenta, que venía siendo desde décadas anteriores y lo continuó siendo después, permitió la proliferación de muchos vehículos de una belleza abrumadora. Firmas como Zagato, Pininfarina, Carrozzeria Touring, Bertone o Vignale y nombres como Giorgetto Giugiaro, Gandini, Stanziani, Giotto Bizzarrini, Ferruccio Lamborghini, Giovanni Michelotti y tanto otros, hicieron posible o fueron responsables de centenares de obras de arte del automovilismo. A esa categoría de obra de arte pertenece el FIAT 1.100 Vignale, elaborado bajo la firma de Alfredo Vignale y diseñado por Giovanni Michelotti.

FIAT 1.100

FIAT 1.100

La Carrozzeria Alfredo Vignale y la asociación con Giovanni Michelotti   

Pero antes de entrar de lleno a describir el coche, primero sepamos qué es Vignale. Exactamente, Carrozzeria Alfredo Vignale fue una empresa fundada por Alfredo Vignale en 1946, igual que otras muchas empresas, como, FIAT, Lancia, Pininfarina, Cisitalia o Abarth, en Turín, capital italiana del automovilismo. Nació como una casa dedicada a la construcción de carrocerías especiales para diferentes modelos de FIAT, Lancia o Cisitalia. Con el tiempo, empezó a realizar trabajos también para Ferrari y Maserati. Obra de Vignale fueron modelos como el Ferrari 212 Inter, el Ferreri 340 Mexico, el Ferrari 375 America, el Lancia Aprilia, la versión descapotable del Lancia Flavia o el maravilloso Maserati 3.500 GT. También trabajó para la marca británica Triumph. En 1969, Alfredo Vignale decidió vender la empresa a De Tomaso, la marca creada por el ítalo-argentino Alejandro de Tomaso, con sede en Módena. Posteriormente, Ford se hizo cargo de De Tomaso y, por tanto, también de la carrocera italiana. En la actualidad, Ford ofrece una versión más lujosa del Mondeo con la firma de Vignale, que se caracteriza por unos acabados interiores mucho más cuidados, a nivel de tapicerías y otros detalles del habitáculo.

Maserati 3.500 GT

Maserati 3.500 GT

Todos estos modelos, y muchos más, fueron posibles gracias al trabajo de Alfredo Vignale pero, también, al diseñador Giovanni Michelotti, un genio capaz de proyectar auténticas joyas con un simple lápiz. Michelotti y Vignale crearon una de las mejores asociaciones que hayan existido jamás en el mundo de las cuatro ruedas, el primero ponía la imaginación, mientras que el segundo lo convertía en realidad  y los resultados saltan a la vista con los modelos antes mencionados. El carrocero turinés acostumbraba a producir únicamente un lote de doce unidades de cada modelo que trabajaba. De manera que únicamente realizó doce unidades del FIAT 1.100 Vignale.

Carrozzeria Alfredo Vignale

Carrozzeria Alfredo Vignale

Una línea muy elegante y un interior lujoso

El FIAT 1.100 Vignale se distinguía del normal, en primer lugar, por ser un cupé. Su elegante línea y la prolongada caída de la zaga le confieren un aspecto muy atractivo. En el frontal, destacan los elementos cromados en la característica parrilla, dividida horizontalmente en dos, con dos faros auxiliares, y en el paragolpes. Las superficies cromadas se extienden por otras partes de la carrocería. Un bonito embellecedor divide el capó con el clásico logo de la marca italiana de aquella época. En general, el diseño del 1.100 Vignale se caracteriza por unos trazos muy elegantes y limpios. Muestra una elevada cintura, lo que le dota de un aspecto algo musculoso.

Las manos de Vignale y Michelotti quedan reflejadas también en el interior, donde se aprecia mejor el lujo de este vehículo. Tapicerías de gran calidad en los asientos y en los paneles de las puertas, salpicadero con incrustaciones cromadas, como el nombre Vignale, volante de madera, como era característico en los deportivos de la época, y elementos de gama alta como la radio con antena eléctrica.

FIAT 1.100 Vignale

FIAT 1.100 Vignale

Cuatro cilindros, 1.1 litros y 36 caballos, aunque podía sufrir modificaciones, a petición del cliente

Mecánicamente, el 1.100 Vignale montaba el mismo motor  que la berlina normal, un cuatro cilindros con árbol de levas lateral, 1.089 centímetros cúbicos y 36 caballos. La potencia venía transmitida al eje posterior mediante una caja de cambios manual de cuatro relaciones, cuya palanca se encontraba detrás del volante. Hubo una versión más prestacional del FIAT 1.100, la Turismo Veloce, que incrementaba la potencia hasta los 53 caballos y también estaba dotada de algunos elementos estéticos más llamativos y distinguidos.

Sin embargo, en aquellos años, los clientes más exigentes de FIAT, así como de casi cualquier otra marca italiana, a la hora de encargar su vehículo, podían solicitar algunas modificaciones, ya sea en el aspecto mecánico, equipando el motor con piezas de otras empresas con las que colaboraba la marca, como Nardi, Abarth, Giannini y otras, o enriqueciendo el habitáculo con elementos más lujosos. De este modo, un comprador de un 1.100 Vignale, además de contar con una carrocería especial, podía modificar el motor con bielas mejores, un carburador específico, un tubo de escape diferente o montar unas llantas diferentes, de manera que podía incrementar la potencia del coche. Un servicio de personalización como ofrecen muchas marcas hoy en día aunque, a diferencia de entonces, ceñido al aspecto estético.

Petrolicious nos deleita con este maravilloso vídeo del FIAT 1.100 Vignale 

Símbolo del estilo italiano

Desgraciadamente, la vida de algunas de estas casas dedicadas a producir carrocerías especiales se apagó con el transcurso de los años. Es el caso de Vignale, autora de algunos de los coches más bonitos jamás realizados, salidos de la imaginación de Giovanni Michelotti, quien también merece un reconocimiento a su trayectoria como uno de los mejores diseñadores de la historia. Y entre la lista de esas obras, sobresale el FIAT 1.100 Vignale, uno de los cupés más elegantes que haya producido el fabricante turinés, un símbolo del estilo italiano y de un país que, por aquel entonces, dominaba el panorama automovilístico.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s