110º Aniversario de Lancia

Lancia

Lancia

Siempre a la vanguardia de la técnica, se convirtió en un referente en cuanto a calidad, lujo y distinción. En los ochenta protagonizó un dominio absoluto en el Campeonato Mundial de Rally.

 

Un día como hoy, hace más de un siglo, concretamente, ciento diez años, nació una marca de automóviles que no tardó en convertirse en un referente en la industria. Su nombre era Lancia, fundada por otro ilustre personaje de la época, Vincenzo Lancia. Era el segundo fabricante, después de FIAT, que se creaba en Italia y en Turín, una ciudad que se convertiría en la capital italiana del automovilismo. Con el paso de los años, Lancia acabaría siendo sinónimo de calidad, lujo y distinción, produciendo algunos de los coches más bonitos jamás creado por el hombre, además de ocupar un lugar destacado en el mundo de la competición, con una notable participación en carreras como la Mille Miglia y la Fórmula 1 en los años cincuenta pero, sobre todo, con una brillante trayectoria llena de éxito en el Campeonato de Rally durante los años setenta y, especialmente, en los ochenta, con el famoso Lancia S4 del Grupo B. Desgraciadamente, esa misma marca hoy se encuentra en un deplorable estado de salud, casi al borde de la desaparición. Esta es la historia de uno de los fabricantes más importantes de la historia del automóvil.

Del nacimiento de Lancia en 1906 hasta la Primera Guerra Mundial

Para explicar cómo nace la marca italiana, es necesario remontarnos a finales del siglo XIX y conocer un poco más la figura de Vincenzo Lancia. En aquel Turín decimonónico, capital industrial de Italia y protagonista de la Unificación del país a lo largo del siglo XIX, la ciudad de las grandes exposiciones universales que adquirieron una gran importancia a finales  siglo, en medio del auge del cine y la aparición de los primeros automóviles, nace la Fabbrica Italiana di Automobili Torino F.I.A.T en 1899, cuyo dueño es Giovanni Agnelli. En este momento, entra en escena un joven Vincenzo Lancia, un apasionado de la mecánica y de ese nuevo medio de transporte al que llamaban automóvil, y entra a trabajar en la empresa, iniciando una gran asociación con Agnelli. Se convierte en probador de FIAT.

Vincenzo Lancia

Vincenzo Lancia

Los primeros años del siglo XX son frenéticos. El cine, ese gran descubrimiento del siglo anterior, empieza a ser en un medio de masas. Los actores se convierten en estrellas. Por su parte, el automóvil entra de lleno en la vida de los turineses, si bien, la ciudad aún no está preparada para que circulen muchos de ellos. En este momento, otro invento hace su aparición, el avión. Muchos ingenieros prueban a realizar todo tipo de aparatos para intentar batir records de vuelo, en una incipiente aviación que no se desarrollará hasta que estalle la Primera Guerra Mundial y se convierta en un medio más para destruir al enemigo.

Mientras todo esto ocurre, comienzan a celebrarse las primeras carreras de velocidad y Vincenzo Lancia se convierte en uno de los pilotos más aclamados de la época, consiguiendo numerosas victorias entre 1902 y 1907, tales como la Copa Florio o el Gran Premio de Francia. Es uno de los grandes campeones internacionales y es entonces cuando se da cuenta de que puede hacer algo más. Así, en 1906, decide fundar su propia marca de coches, Lancia, la cual empieza a participar en los principales salones internacionales del automóvil que empiezan a celebrarse en Europa. El primer modelo que crea es el Tipo 51, un coche más rápido, ligero y ágil, que equipa un motor capaz de girar a quinientas vueltas más que sus competidores. Es el inicio de la filosofía Lancia, basada en la calidad y en la técnica vanguardista.

Todo va bien hasta que, el 28 de junio de 1914, el asesinato del Archiduque de Austria, Francisco Fernando, en Sarajevo, desencadena la Primera Guerra Mundial, el primer conflicto armado en Europa desde la guerra Franco-prusiana de 1871. En ese momento, la industria se ve obligada a trabajar para la guerra, también la automovilística y Lancia no es una excepción. Aun así, la marca neonata crea en 1915 un proyecto de motor con cilindros en V.

El periodo de entreguerras y la muerte de Vincenzo Lancia

Con la firma del armisticio que y una vez sellada la paz en el Tratado de Versalles en 1919, Lancia inicia el desarrollo de los primeros prototipos de esos nuevos motores que constituirán la base de la futura producción de la marca. Otro aspecto que caracteriza la técnica vanguardista del fabricante italiano es la creación de un esquema de suspensiones independientes en las cuatro ruedas y un chasis de tipo autoportante o semi-monocasco. Todas estas características técnicas están presentes en la nueva creación de Lancia, el Lambda, que venderá 13.000 unidades desde 1923 hasta 1931.

Lancia lambda

Lancia lambda

Desde que finaliza la Gran Guerra, Lancia inicia la producción de una gran serie de vehículos hasta los albores de la Segunda Guerra Mundial. Kappa, el mencionado Lambda, Dilambda, en diferentes carrocerías como Mulliner o Castagna, Artena, Augusta, Astura y el Aprilia, del que el mismo Vincenzo Lancia diría: “¡Qué maravilla de coche!”. Precisamente el Aprilia sería el último coche que conocería en vida el genio turinés. Justo antes de empezar la producción, el 15 de febrero de 1937 la muerte sorprendía a Vincenzo Lancia, con 56 años.

Lancia Aprilia

Lancia Aprilia

El 1 de septiembre de 1939, se cumplen las amenazas de Hitler y, tras invadir Polonia, Francia y el Reino Unido declaran la guerra a la Alemania Nazi, dando lugar a un nuevo periodo armado que se extenderá por todo el mundo hasta el 8 de mayo de 1945. Nuevamente, la industria del automóvil se ve afectada por las hostilidades y la producción de Lancia queda paralizada. En 1942, la fábrica queda destruida como consecuencia de un bombardeo. Habrá que esperar al fin de la contienda para reconstruir la planta y retomar la producción.

La posguerra, los maravillosos años cincuenta y la introducción en la competición

Aniquilado el fascismo y el nazismo en Europa, y ya sin Vincenzo Lancia, la compañía retoma la actividad. Sus primeros modelos son el Aprilia, nacido ya antes de la guerra, y el nuevo Ardea. Pero hay un año que marca un antes y un después en la marca, 1951. Ese año ve la luz el Aurelia, una preciosa y elegante berlina de lujo, cuya novedad más importante es su motor, por primera vez, un seis cilindros en V en 60 grados. A la berlina, le siguieron una versión cupé, el Aurelia B 20, y un descapotable, el Spider B 24. Será éste último el que se convierta en uno de los símbolos de la nueva Italia nacida de la posguerra, del crecimiento económico que vive el país y de la Dolce Vita, protagonizando algunas películas que reflejan la vida frenética de esta época, como Il Sorpasso, junto con otro icono del automovilismo como el Alfa Romeo Giulietta Spider.

Lancia Aurelia Spider B24

Lancia Aurelia Spider B24

Es en la década de los cincuenta cuando Lancia decide introducirse en el mundo de la competición. Debuta en la carrera Panamericana con pilotos de la talla de Fangio, Taruffi o Boletto. Éste último perdería la vida en un accidente. En 1954, la marca italiana participa por primera vez, en la prestigiosa Mille Miglia con el piloto Alberto Ascari y en 1955 debuta en la Fórmula 1 con el Lancia D 50. Sin embargo, ese año el luto vuelve a teñir la marca, cuando Ascari sufre un accidente probando un Ferrari en Monza y pierde la vida. La muerte del piloto italiano supone el abandono de Lancia de la competición, que dona la escudería a Ferrari. Un año después, Juan Manuel Fangio se proclamaría campeón del mundo con el Ferrari-Lancia D 50.

Lancia D 50 de Fórmula 1

Lancia D 50 de Fórmula 1

Pero la vida sigue y, al margen de las carreras, Lancia continúa con la producción de nuevos vehículos. En 1953 nace el Appia, una berlina más pequeña y menos regio que el Aurelia, pero haciendo gala igualmente al lujo y a la vanguardia técnica. Es el primer vehículo producido en serie en contar con un sistema parecido a lo que hoy conocemos como Cruise Control. Cuando se alcanzaba la velocidad deseada, pulsando una palanca al lado del volante, el coche se mantenía a esa velocidad. Todo un avance para la época. A finales de los cincuenta, ve la luz el Flaminia, una nueva gran berlina que sustituye al exitoso Aurelia y del que también se harán las versiones cupé y spider.

Lancia Appia

Lancia Appia

Los años sesenta, el éxito en los Rallys y la entrada en el Grupo FIAT

El año 1960 marca un nuevo hito en la marca. Lancia presenta una nueva berlina, el Flavia, el primer vehículo con tracción delantera en la historia del fabricante turinés. A partir de ahora, todos los modelos que sucederán al Flavia tendrán la tracción en el eje anterior. Tres años más tarde nace el Fulvia y la correspondiente versión cupé, un coche con el que Lancia desembarca de nuevo en la competición pero, esta vez, al Rally. El Fulvia cupé se convertirá en la referencia en la década siguiente, consiguiendo numerosas victorias, como en el Rally de Montecarlo, y proclamándose campeón del mundo en 1972 con el Fulvia HF 1.6.

Lancia Fulvia HF.

Lancia Fulvia HF.

Un punto de inflexión se produce en 1969. Además de la llegada del hombre a la luna, Lancia entra a formar parte del Grupo FIAT. Comienza así una nueva era para la marca y, aunque de manera simbólica, se produce otra vez la unión entre Lancia y Agnelli, dos apellidos que empezaron a trabajar juntos, cuando se fundó FIAT a finales del XIX.

Los setenta, década de oro en el Campeonato de Rally

A partir de aquí, se producirá una renovación paulatina en toda la gama de Lancia con nombres que harán referencia a antiguos modelos de la marca en sus inicios, uniendo presente y futuro. De esta manera, nace el Beta, nombre que ya existió en 1909, una berlina de dos volúmenes y aspecto familiar, con un enorme portón trasero. luego le siguieron el beta cupé y spider, diseñado por Pininfarina. En 1974, se decide la comercialización del Autobianchi A 112 a través de la red de Lancia. Se trata de un pequeño utilitario pero con algunos detalles más lujosos que lo distinguen del resto de sus rivales. La gama Beta se completa con el HPE, un elegante cupé con aspecto familiar que empieza a ponerse de moda en estos años en Inglaterra, una carrocería que sería bautizada como Shooting Brake, y el Beta Montecarlo, un auténtico deportivo con motor central y en posición transversal. En 1976 vuelve Lancia vuelve a producir una berlina de lujo después del Flaminia de 1957, el Gamma, nacido nuevamente de los trazos de Pininfarina y haciendo un guiño al pasado, al Gamma de 1917.

Lancia Beta HPE

Lancia Beta HPE

La de los setenta es una década en la que Lancia conoce un notable crecimiento a nivel comercial pero, es también la década de oro en el mundo del Rally, primero con el Fulvia cupé, con el que consiguió el campeonato del mundo en 1972 y, después con el Stratos, con el que dominaría la competición en los años 1975, 1976 y 1977 y consiguiendo cuatro victorias en Montecarlo. El Stratos es un deportivo que nace del lápiz de Bertone, catapultado por un potente motor V6 de 2.5 litros. En 1978, se produce también el asalto de Lancia a las carreras de resistencia con el Montecarlo Turbo.

Lancia Stratos.

Lancia Stratos.

El Lancia Delta y el dominio en el Mundial de Rally

Un capítulo aparte merece el Delta, un modelo que colmará de éxitos a la marca en la década siguiente. Obra de Giorgetto Giugiaro, el Delta es presentado en el otoño de 1979 y supone un salto generacional para la marca, ya sea desde un punto de vista global o desde un punto de vista técnico, estético y cualitativo. Monta un motor de cuatro cilindros en posición transversal, de 1.3 y 1.5 litros, tracción delantera y suspensión independiente en cada rueda. Gracias a sus características y sus buenas capacidades, consigue el premio al mejor coche del año en 1980.

Lancia Delta Integrale

Lancia Delta Integrale

La década de los ochenta supone la renovación completa de toda la gama Lancia. En 1982 nace el Prisma, una clásica berlina de tres volúmenes que se convierte en el primer vehículo producido por Lancia en montar un motor diésel en 1984. Ese mismo año nace el Thema, una nueva berlina de gran tamaño y lujosa que ofrece tres motores de gasolina y uno diésel. Mención especial merece la versión más prestacional del Thema, el 8.32, que equipo un bloque de ocho cilindros y 32 válvulas de origen Ferrari que hacen de la berlina italiana una de las más rápidas del mercado. En 1985, nace el Lancia Ypsilon 10, un utilitario que revolucionaría el segmento y, al final de la década, aparece el Dedra, otra berlina de tamaño medio.

Lancia Thema 8.32.

Lancia Thema 8.32. Foto: Motor pasión

Pero si por algo es conocida la década de los ochenta es por el Campeonato Mundial de Rally y los grandes coches que aparecieron en aquellos maravillosos años, especialmente los del llamado Grupo B. En 1982, Lancia se presenta en el Rally de Córcega con el 037, el heredero del Stratos, basado en el Beta Montecarlo pero con algunas modificaciones. Tenía una carrocería de fibra de vidrio y montaba un motor de cuatro cilindros con compresor volumétrico. Un año más tarde, Lancia conquista el mundial con el 037 de la mano del gran piloto alemán Walter Rhorl, que supone el quinto para la marca.

Lancia 037

Lancia 037

En este tiempo, Audi había revolucionado las competiciones de Rally con su famosa tracción integral Quattro, que permitía un mejor control del vehículo en superficies mojadas, nieve o terrenos irregulares. Desde entonces, todos los equipos empezarían a equipar sus coches con una tracción a las cuatro ruedas. Lancia no es una excepción y, en 1985, crea el S4, una máquina claramente destinada al rally. Adopta un motor trasero en posición transversal de 1.8 litros y tiene dos sistemas de sobrealimentación, compuesto por un compresor volumétrico y un turbo. Las reglas de la competición, obliga a los fabricantes a producir una serie de 200 unidades para obtener la homologación, así que se fabrican 200 ejemplares “de calle” del S4. Su debut tiene lugar en el Rally de Inglaterra, donde se proclama vencedor y también consigue acabar primero en el Rally de Montecarlo, siendo la octava victoria de la marca en esta prestigiosa carrera.

Lancia S4

Lancia S4

En 1986, Lancia renueva su exitoso Delta con la versión HF AWD, que incorpora un motor turbo de dos litros. Tiene un diferencial en el eje delantero, un distribuidor de par central Ferguson y un diferencial trasero Torsen. La tracción integral se convierte en una seña de identidad de la marca turinesa y la extiende a otros modelos de la gama, como el Prisma e, incluso, al pequeño Ypsilon. Es en este momento, cuando el Delta se convertirá en una leyenda.

Llegan nuevas normas al Mundial de Rally enfocadas hacia la seguridad que suponen la desaparición del fantástico Grupo B. El S4 deja su lugar al Delta y se convierte en el auténtico rey de los rallys. Durante seis temporadas, será el dominador del Mundial, sin que nadie pueda toserle. Lancia consigue imponerse en los campeonatos de constructores de 1987, 1988, 1989, 1990, 1991 y 1992. Por el equipo Lancia Martini pasan pilotos como Juha Kankkunen, campeón en 1987 y 1991, Miki Biasion, ganador en 1988 y 1989. Sólo Carlos Sáinz logra batir en dos ocasiones a los pilotos de Lancia, en 1990 y 1992, al volante del Toyota Celica, si bien la victoria del piloto español no fue suficiente para romper la supremacía del equipo italiano en el mundial de marcas.

Lancia Delta Rally

Lancia Delta Rally

La decadencia

En 1992 Lancia abandona para siempre la competición y será, también, a partir de este momento cuando se inicie la decadencia de la marca, coincidiendo con el fin de la producción del Delta. Era el final, posiblemente, al modelo más exitoso de la historia de la marca italiana pero nacía el mito. En los años noventa se produjo una renovación de la gama, con el restyling del Thema y nuevos modelos como el Lybra o el nuevo Ypsilon. A finales de la década, Lancia presenta el sustituto del Thema, el Thesis, una berlina de lujo con un espectacular y elegante diseño, capaz de enfrentarse con la porderosas berlinas alemanas. Sin embargo, la marca entra en una profunda crisis que se agrava con el paso de los años y la entrada en el nuevo milenio.

De ser una marca de referencia y lujo, se convierte en una marca generalista más, hasta el punto de ser marginada por el propio Grupo FIAT. En 2008 hay un intento de reflotar al fabricante con el lanzamiento del nuevo Delta, un nombre presente en el imaginario de los amantes del automovilismo, pero su éxito es muy moderado. Lancia rescató un nombre legendario para un vehículo que nada tenía que ver con el original, con un diseño muy elegante y bien terminado, pero que no cuajó fuera de las fronteras italianas. En 2009 se produce la unión entre el Grupo FIAT y Chrysler, dando lugar al Grupo FCA. Esa fusión se traduce en la incorporación de los vehículos de la compañía norteamericana en la gama Lancia, sustituyendo el logo de Chrysler por el de la marca italiana.

Nuevo Lancia Delta

Nuevo Lancia Delta

Una marca al borde de la desaparición 

Recientemente, el propio Sergio Marchionne, presidente del Grupo FCA, ha reconocido que la marca Lancia no tiene éxito fuera de Italia y que, desgraciadamente, está condenada a ser un fabricante que produzca vehículos sólo para el país transalpino. Unas declaraciones que, en su momento, provocaron controversia entre los aficionados lancistas. Sin embargo, en la actualidad, Lancia sólo opera en Italia. Hoy, Lancia se reduce exclusivamente al Ypsilon y, en la mente de muchos aficionados al motor, es considerada como una marca que fabrica coches “para mujeres”. La compañía está inmersa en una profunda crisis desde hace años. Lancia está tocada y a punto de hundirse, a la espera de ver si alguien en el consorcio ítalo-americano se acuerda de ella y decide rescatarla, como está ocurriendo con Alfa Romeo y Maserati. Durante décadas, el fabricante que fundara Vincenzo Lancia ha llevado la bandera de la tecnología, la vanguardia, la calidad, la distinción y la deportividad. Ojalá recupere la senda perdida.

Lancia Aurelia Cupé

Lancia Aurelia Cupé

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s