1984 SEAT Ibiza: El mito español

SEAT Ibiza

SEAT Ibiza

Su atractivo diseño, obra de Giugiaro, su fiable mecánica, desarrollada por Porsche, y su buen precio lo convirtieron en un éxito rotundo que salvó a la marca española de la desaparición y hoy sigue siendo el coche más vendido y exportado de España.

 

En plena Transición, cuando España se adentraba por fin en la Democracia y dejaba atrás el oscuro túnel del Franquismo, con Felipe González en la presidencia del Gobierno desde hacía dos años, mientras la sociedad española experimentaba una transformación a un ritmo vertiginoso y Mecano llenaba conciertos por todo el país, SEAT atravesaba el momento más delicado de su historia. Tras la ruptura con FIAT, la marca española se había quedado sola, sin ningún tipo de apoyo, como un barco sin motor a la deriva, y al borde de la desaparición. Fue en ese momento, cuando nació el Ibiza, el coche cien por cien español que acabaría salvando a la compañía de la debacle y se convertiría en el modelo más importante de la casa de Martorell y en un mito del automovilismo nacional.

A comienzos de los ochenta, la frontera entre la supervivencia y la desaparición de SEAT estaba delimitada por una delgada línea roja. La colaboración con FIAT había llegado a su fin, tras la venta del 95% del capital de la marca española, por parte de los italianos, al Instituto Nacional de Industria, el antiguo INI. Sin ningún tipo de amparo, SEAT empezó a producir coches por su cuenta, aunque basados en modelos de FIAT, pero maquillándolos un poco. Fue así como nacieron el Ronda, el Málaga o el Marbella. Pero no eran suficientes y la compañía española se embarcó en un ambicioso proyecto para lanzar un nuevo producto que le permitiera salir de la delicada situación en la que se encontraba.

Giorgetto Giugiaro diseño el Ibiza, Karmann industrializó la carrocería y Porsche desarrolló los motores 1.2 y 1.5

La dirección de SEAT se sirvió de la colaboración con los mejores especialistas europeos para fabricar el coche que permitiría a la marca resurgir de sus cenizas. Para el diseño, se encomendó a Giorgetto Giugiaro, el gran diseñador italiano que recientemente había creado el FIAT Panda y el Lancia Delta, nada más y nada menos. De la industrialización de la carrocería se encargó la empresa alemana Karmann y, por último, el departamento de ingeniería de Porsche se encargó de desarrollar una familia de motores de 1.2 y 1.5 litros que luego serían comercializados bajo el nombre System Porsche, algo que, como es de entender, supuso un enorme gancho de venta.

Motor System Porsche del SEAT Ibiza

Motor System Porsche del SEAT Ibiza

El nombre de Ibiza inspira juventud, libertad, diversión, cambio… lo que se respiraba en España en los ochenta

En esta época, SEAT empezó a bautizar a sus modelos con nombres de ciudades españolas, a diferencia de cómo se hacía hasta entonces, según la cilindrada, como hacía FIAT. Al fin y al cabo, eran los mismos vehículos de la marca italiana pero comercializados en España bajo las siglas de SEAT. El nuevo nombre escogido para la nueva creación de la casa española fue Ibiza, un nombre que inspiraba juventud, libertad, diversión, cambio… justo lo que se respiraba en España en aquella época.

Finalmente, en 1984 fue presentado el Ibiza en el Salón del Automóvil de París. Fue el primer coche cien por cien español, aunque con las diferentes colaboraciones antes mencionadas. El coche tenía todos los mimbres necesarios para triunfar: un diseño atractivo y moderno para la época, una calidad de fabricación aceptable y una mecánica excelente, además de todos los atributos emocionales que provocaba el nombre de la isla balear.

SEAT Ibiza de 1984

SEAT Ibiza de 1984

Motores de 1.2 y 1.5 litros, desde 63 hasta 100 caballos de potencia en la versión más prestacional

El Ibiza montaba un motor de cuatro cilindros en línea y ocho válvulas con carburador, en dos versiones, 1.2 y 1.5 litros, desarrollados por Porsche. En el primer caso, entregaba 63 caballos de potencia, un par de 86 Nm y alcanzaba los 155 km/h. Con el motor 1.5, la potencia ascendía hasta los 86 caballos, con un par de 116 Nm y una velocidad máxima de 175 km/h. La potencia venía transferida al eje delantero a través de un cambio manual de cinco relaciones. Posteriormente, aparecieron versiones mejoradas gracias a la inyección directa que aumentaba la potencia hasta los 71 caballos en el 1.2i y los 90 caballos en el 1.5i. También contaba con una mecánica diésel 1.7 de 54 caballos. A partir de 1991, SEAT incorporó un motor más potente de 1.7 litros e inyección directa con el que desarrollaba 100 caballos. Desde 1986 disponía también de un bloque de acceso de 903 centímetros cúbicos y 44 caballos.

SEAT Ibiza SXI

SEAT Ibiza SXI

Tres niveles de equipamiento L, GL y GLX y un acabado más deportivo, el SXI

Todos estos motores presumían de una gran fiabilidad, aunque también de unos consumos elevados. El Ibiza consumía una media de entre 13 y 15 litros a los cien kilómetros, unas cifras que hoy provocarían un auténtico pánico a más de uno. Tenía tres niveles de equipamiento, L, GL y GLX, el más alto. Posteriormente, la marca lanzó un acabado más deportivo llamado SXI, para el motor de 100 caballos. El interior era muy habitable y presentaba un aspecto sobrio y sencillo, con unos acabados más que aceptables. Por supuesto la presencia de electrónica y automatismos brillaba por su ausencia. Con el tiempo, en las versiones más equipadas, empezaron a aparecer los elevalunas eléctricos.

Interior del SEAT Ibiza de 1984

Interior del SEAT Ibiza de 1984

Gracias al Ibiza, SEAT vuelve a colocarse en el mapa automovilístico y es comprada por Volkswagen en 1986.

El éxito del Ibiza fue rotundo en España y muy importante también en Europa, gracias a una gran relación calidad-precio y sirvió para volver a colocar a SEAT en el mapa automovilístico. Tanto fue así que, de estar al borde del precipicio, pasó a ser una marca apetecible para otros fabricantes, como Volkswagen, quien adquirió la compañía española en 1986, haciéndose con la participación mayoritaria. Fue nombrado coche oficial de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 y, justo antes, recibió un lavado de cara para darle un nuevo impulso, aprovechando el gran evento deportivo que sirvió también para promocionar la imagen de una nueva España, más moderna y democrática.

SEAT Ibiza, coche oficial de los Juegos Olímpicos de Barcelona'92

SEAT Ibiza, coche oficial de los Juegos Olímpicos de Barcelona’92

Cuatro generaciones hasta nuestros días y líder absoluto en ventas en España

Poco después, en 1993, apareció la segunda generación, la primera formando parte del Grupo Volkswagen, en la que dio un salto de calidad muy considerable, tanto en diseño como en mecánica. Se servía del chasis del Volkswagen Polo y de la gama de motores de gasolina y diésel TDI de la familia alemana, especialmente el 2.0 de 150 caballos del GTI y el TDI de 110 caballos. En 2002 fue presentada la tercera generación con un diseño firmado por el italiano Walter de Silva, autor también de la nueva familia de Audi. El Ibiza era ahora más grande y confortable, tenía más empaque y la electrónica empezaba a hacer acto de presencia, con algunos sistemas de ayuda a la conducción, ordenador de abordo o climatizador. También aparecieron las versiones Cupra con motores que alcanzaban los 170 caballos. Finalmente, en 2008 llegó la cuarta y última generación hasta el momento, la que podemos comprar actualmente en los concesionarios, con un diseño más moderno, con una amplia gama de motores turbo de gasolina y diésel y con la electrónica ya presente tanto en el equipamiento como en la asistencia en la conducción. El Ibiza es ya un coche mucho más maduro y un referente en el segmento B de los coches utilitarios.

Con todo esto, no es de extrañar que el Ibiza sea el coche más vendido en España y el más exportado. Fue el modelo que cambió la historia de la marca española en su momento más complicado, sin ningún socio económico y a punto de desaparecer. Pero, como suele ocurrir, es en los peores momentos en los que aparecen las mejores ideas y SEAT lo hizo. El Ibiza fue el SEAT 600 de los ochenta, es decir, el coche con el que muchos empezaron a conducir y el primer coche de muchos españoles en esos años. Más de tres décadas después, sigue más vivo que nunca y demostrando por qué es el mito del automovilismo español.

Las cuatro generaciones del SEAT Ibiza

Las cuatro generaciones del SEAT Ibiza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s